El coronavirus ha hecho que el comercio de proximidad se convierta en una tendencia al alza. Cada vez más consumidores ponen en valor los alimentos quilómetro cero.