Tanto la normativa IFS como la BRC garantizan la calidad y la seguridad alimentaria. Sin embargo, existen varias diferencias entre las dos que debes tener en cuenta a la hora de decidir cuál es la más adecuada para ti.