Las crisis alimentarias ponen en riesgo la salud, crean situaciones de alarma social y perjudican al sector. Contar con un protocolo de actuación es imprescindible para gestionarlas.