BLOG

Todo lo que debes saber sobre los aditivos alimentarios

Los aditivos alimentarios son sustancias que se llevan empleando desde hace siglos para conservar alimentos. Por ejemplo, la sal históricamente se ha utilizado en la conservación de carnes como el tocino y los pescados secos. También el azúcar, en las mermeladas o el dióxido de azufre en el vino.

Estas sustancias también están sujetas a un control para asegurar que son inocuas cuando se emplean en los alimentos. En Proacciona, consultoría de seguridad alimentaria de Barcelona, contamos con años de experiencia en asesorar empresas del sector de la alimentación y garantizar así que se comercializan productos de forma segura.

¿Qué son los aditivos alimenticios?

Según el Plan de Seguridad Alimentaria de Cataluña, los aditivos alimentarios son aquellas substancias con un propósito tecnológico: mejorar la conservación de un producto, su aspecto, su gusto, su textura, o evitar el crecimiento de microorganismos entre otras funciones.

Estos productos deben cumplir tres premisas:

  1. Tienen que ser seguros para el consumidor.
  2. Deben responder a una necesidad tecnológica razonable.
  3. No puede inducir a error al consumidor.

Clasificación de aditivos

Dependiendo de su origen se pueden clasificar en naturales o artificiales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas por la Agricultura y la Alimentación (FAO) han dividido estas substancias en tres grandes categorías:

  • Aromatizantes: incluye mezcla de especies, frutos naturales y sustancias derivadas de las hortalizas o el vino.
  • Preparaciones de enzimas: Se utilizan para mejorar la masa en pastelería, para mejorar la fermentación de vinos y cervezas, o en la fabricación de quesos para favorecer la cuajada.
  • Otros aditivos: colorantes y edulcorantes.

A continuación, os mostramos una tabla con los distintos aditivos alimenticios recogidos por la AESAN (Asociación Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición).

Etiquetado de los aditivos

Siempre se debe indicar en la lista de ingredientes los aditivos y pueden estar presentes de tres maneras distintas:

  • Por su código: Por ejemplo, E 260
  • Por su nombre: Antioxidante (ácido acético)
  • Por su nombre y código: Antioxidante E 260

El prefijo del código dependerá del país en el que se usa, por ejemplo, en España siempre empezará por la E-. En cambio, en Sudamérica usan las siglas de Sistema Internacional Numérico (SIN). En el resto de países y Estados Unidos se encuentra como INS (International Number System).

Procedimiento para poder producir aditivos

Para poder fabricar aditivos alimentarios se debe pasar un procedimiento de autorización regulado por el Reglamento (CE) Nº 1331/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008.

Todos los aditivos que se usan en la Unión Europea deben haber sido evaluados y autorizados y tienen que haber demostrado su seguridad. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) es la encargada de evaluar la seguridad de los aditivos alimentarios a través de un expediente que incluye:

  • Datos sobre la identidad y caracterización del aditivo.
  • Descripción del proceso de fabricación.
  • Estabilidad del aditivo en los alimentos.
  • Justificación de la necesidad y los usos propuestos.
  • Autorizaciones ya existentes.
  • Evaluación de la exposición prevista de la población al aditivo.
  • Datos biológicos y toxicológicos.

Posteriormente, la Comisión Europea estudia su aprobación junto con expertos en materia de seguridad alimentaria de todos los Estados Miembros.

Cultura de seguridad alimentaria

Control de los aditivos alimentarios

A lo largo de estos años se han reportado casos de intoxicaciones o mal etiquetado que han podido suponer un riesgo para la salud de ciertos consumidores. Por ejemplo, recientemente en España se alarmó de un producto con sulfitos no incluido en la etiqueta, que pudo afectar a personas intolerantes a esta sustancia. Por ello, es de vital importancia garantizar un correcto etiquetado en el que se vean reflejados todos los ingredientes y componentes de un producto.

Por otro lado, a nivel europeo también se han tomado medidas legislativas al no poder asegurar la inocuidad de algún aditivo. Es el caso del dióxido de titanio. Así, el pasado mes de agosto se prohibió el dióxido de titanio con el Reglamento (UE) 2022/63 de la Comisión de 14 de enero de 2022 por el que se modifican los anexos II y III del Reglamento (CE) nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que respecta al aditivo alimentario dióxido de titanio (E 171).

En resumen, los aditivos alimenticios deben pasar un control férreo por parte de las autoridades, y de hecho, la gran mayoría suelen ser seguros para la salud. Sin embargo, es esencial tener un control de estas sustancias y, sobre todo, incluirlas correctamente en el etiquetado del producto para garantizar su seguridad y la de los consumidores.

Desde Proacciona, consultoría de seguridad alimentaria en Barcelona, somos expertos en asesorar a empresas del sector alimentario a garantizar la máxima seguridad alimentaria en sus productos y a cumplir con todas las exigencias legales. Además, podemos asegurar que se cumplen los requisitos de un correcto etiquetado.

¿Te gusta nuestro contenido?

Síguenos en nuestras redes sociales

Categorías

Formulario de contacto

¿Necesitas ayuda?