BLOG

¿Qué son los ingredientes tecnológicos de los alimentos?

Según la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), los ingredientes tecnológicos son “aquellas substancias de origen natural o sintetizadas químicamente que pueden emplearse en la producción de alimentos por las diferentes funciones tecnológicas que desarrollan”. Este tipo de ingredientes están bajo una férrea regulación y control.

Desde Proacciona, consultoría en materia de seguridad alimentaria, te asesoramos en todos los procesos para superar los controles y garantizar la máxima inocuidad alimentaria en tu empresa.

¿Cuántos tipos de ingredientes tecnológicos existen?

Actualmente, existen 4 tipos de ingredientes tecnológicos: los aditivos alimentarios, los aromas, las enzimas alimentarias y los coadyuvantes tecnológicos.

Aditivos alimentarios

Son aquellas sustancias que no se consumen como alimento único, sino que son añadidas con un propósito específico: aportar color, dulzor, mejorar la textura, prolongar la conservación, etc… Actualmente, existen 27 clases diferentes de aditivos según sus propiedades.

Estos productos deben cumplir tres premisas:

  1. Tienen que ser seguros para el consumidor.
  2. Deben responder a una necesidad tecnológica razonable.
  3. No puede inducir a error al consumidor.

Por ello, siempre deben constar en la lista de ingredientes de cada producto alimentario. Deben indicar también la función que cumplen, así como la identificación del aditivo. Por ejemplo, “Regulador de acidez E 330”:

Cultura de seguridad alimentaria

Aromas alimentarios

Los aromas alimentarios se utilizan solamente en los productos para darles olor o sabor o bien, para modificar el suyo propio. Los aromas pueden ser más simples o más complejos según cómo se preparen y el origen de estos (natural o sintético).

Así como los aditivos, los aromas siempre deben constar en el etiquetado como “aromas”. Sin embargo, en según qué casos, pueden aparecer acompañados con términos concretos como “aroma de limón”, “aroma de humo”, entre otros.

Todos los aromas deben haber sido evaluados por la autoridad competente en la Unión Europea.

Enzimas alimentarias

Las enzimas alimentarias son aquellas que favorecen el proceso de elaboración de un alimento al acelerar las reacciones bioquímicas que ocurren de manera natural en los organismos vivos. Un buen ejemplo de ello son las enzimas proteasas, que se utilizan para elaborar quesos.

Estos ingredientes pueden o no aparecer en la etiqueta del producto dependiendo si llegan a ser ingeridos por el consumidor. En determinados casos, las enzimas pueden permanecer en el alimento y, por lo tanto, deberán aparecer en la etiqueta junto con la función que ejerce y su nombre. Por otro lado, si las enzimas solo se han utilizado durante el proceso de elaboración y no forman parte de la composición final del producto (y, en consecuencia, no será consumido por el usuario), no hará falta que aparezca en la lista de ingredientes.

Coadyuvantes tecnológicos

Estos ingredientes se utilizan durante la transformación de materias primas, alimentos o ingredientes para conseguir una ventaja en el producto final, que sin este no sería posible conseguir.

Un ejemplo de coadyuvante es el uso de arcilla caolinita durante la fabricación del aceite de oliva virgen. La arcilla caolinita provoca que las gotas de aceite que se liberan en la fase del batido puedan reunirse en gotas más grandes y así facilitar la separación sólido-líquido. Posteriormente, la arcilla se elimina junto con el orujo (el residuo sólido) fácilmente.

Como el uso de coadyuvantes no forma parte de la composición final del alimento (o si lo hace, es en una concentración muy baja no teniendo un efecto directo en el resultado final), no hace falta que aparezca en la lista de ingredientes del etiquetado (a excepción de si se deriva de uno de los alérgenos que aparecen en la normativa de información al consumidor).

Por otro lado, los coadyuvantes se regulan por la normativa de cada estado miembro de la Unión Europea, ya que no existe una regulación armonizada común en Europa -excepto en disolventes de extracción o coadyuvantes en vino-. Hay algunos sectores productivos que no tienen normas que regulen el uso de ciertos coadyuvantes, por lo que, en estos casos, se podrán utilizar aquellos coadyuvantes tecnológicos que estén comercializados legalmente en otros estados miembros.

Seguridad alimentaria en los ingredientes tecnológicos

Todos los ingredientes tecnológicos se utilizan bajo las normas de seguridad alimentaria de las autoridades competentes. Además, el consumidor, a través de la etiqueta del producto, puede cerciorarse de todos aquellos ingredientes que se han utilizado en la elaboración del producto y decidir qué consume y qué no.

Los ingredientes tecnológicos están muy presentes en los alimentos que se consumen hoy día. Por ello, es muy importante controlar el uso de estos, y garantizar que aparecen en el etiquetado. En Proacciona, somos expertos en asegurar la inocuidad de los alimentos a través de nuestros servicios como el protocolo BRCGS Food, de seguridad alimentaria dirigido a fabricantes o procesadores alimentarios, entre muchos otros. ¡No dudes en contactarnos!

¿Te gusta nuestro contenido?

Síguenos en nuestras redes sociales

Categorías

Formulario de contacto

¿Necesitas ayuda?