BLOG

Todo lo que debes saber sobre la envoltura de los embutidos

El fuet, salchichón, chorizo, mortadela… son alimentos que se encuentran muy presentes en nuestra tradición culinaria. Estos productos se preparan con carnes que se han sometido a procesos de curación y que se han introducido en tripas naturales o artificiales.

Desde Proacciona, queremos dar respuesta a algunas de las preguntas y dudas que más tienen los consumidores de embutidos. Además, ayudamos a garantizar la seguridad alimentaria de los embutidos y otros alimentos de forma sencilla. Sigue leyendo y aprende todo lo que debes saber sobre la envoltura de los embutidos.

¿Qué es lo que envuelve a los embutidos?

La piel que recubre los embutidos como el fuet o el salchichón, pueden ser de tripa natural. Para ello, se utilizan diferentes partes del intestino del animal. Sin embargo, también pueden hacerse de tripa artificial, de celulosa, colágeno o plásticos autorizados.

  • Tripa natural: La más usada en una capa de los intestinos llamada submucosa, que es muy rica en colágeno. Pasan por exhaustivos procesos de limpieza y suelen proceder de distintos animales como el cerdo, la oveja, el caballo o la cabra.
  • Tripa artificial: Existen varios tipos diferentes que simulan a los intestinos de origen natural para impermeabilizar y aislar el embutido.

Tipos de envolturas sintéticas

Para poder producir embutidos para todo el mundo, es necesario usar tripas artificiales. A nivel sintético, existen tres tipos de envolturas principales: celulosa, colágeno y plástico. A continuación os explicamos las características de estos materiales:

Plástico

La propiedad más importante es su resistencia a la embutición, clipado y cocción. También son impermeables, lo que evita aún más la pérdida de humedad y la entrada de gases como el oxígeno en el producto.

Colágeno

Es la tripa más parecida a las tripas naturales, solo hay que fijarse en su composición porque es colágeno. Por supuesto, la forma en que aparece es artificial, con lo que la principal diferencia es que no tiene imperfecciones.

Celulosa

Es una tripa más duradera y económica que el colágeno y es muy utilizada para hacer mortadela. Se utilizan estos envoltorios para poner ingredientes y otras indicaciones, teniendo en cuenta que se pela la piel antes de servir.

Cultura de seguridad alimentaria

¿Cómo podemos saber si las tripas son naturales o artificiales?

Uno de los signos visuales que nos pueden ayudar a distinguirlas es que las naturales tienen forma irregular, curvadas y cerradas en los extremos, a veces atados a mano con un cordel. El embutido final tiene ciertas irregularidades y puntas, es más fino o más grueso que los demás y desprende un aroma especial.

Las tripas artificiales, por otro lado, tienden a arrugarse y ensancharse un poco en los extremos. Además, tienen un aspecto más uniforme, sin irregularidades ni manchas, y tienen un sabor neutro. La etiqueta también nos ayuda a distinguirlos, ya que indica la naturaleza, material y composición de la tripa.

¿Es peligrosa la piel de los embutidos?

Los consumidores tienen diferentes opiniones sobre este tema. Algunas personas optan por comer embutidos con piel sin ningún tipo de rechazo, mientras que otras no toleran la práctica.

Como norma general, todos los embutidos envasados ​​en tripa natural se someten a un proceso de estabilización microbiológica y a la limpieza extrema necesaria para garantizar su seguridad. En cualquier caso, cada uno tiene un cuerpo y un sistema digestivo diferente, por lo que la digestión de las pieles depende de la situación y el momento en que se come.

Si algo está claro es que la piel natural de los embutidos tiene un mayor valor nutricional que las tripas artificiales. Las tripas naturales contienen proteínas y grasas, pero debido a su escaso espesor, la proporción es muy pequeña.

Consultoría en seguridad alimentaria de Barcelona

En Proacciona, consultoría de seguridad alimentaria de Barcelona, contamos con técnicos experimentados que garantizan el cumplimiento de la normativa y la aplicación de certificados como el IFS Food y la BRC Food.

Estas normativas son garantía de transparencia, seguridad alimentaria y control sobre los procesos. Si quieres más información para implementar estas certificaciones, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del formulario.

¿Te gusta nuestro contenido?

Síguenos en nuestras redes sociales

Categorías

Formulario de contacto

¿Necesitas ayuda?