BLOG

Todo lo que debes saber sobre los Metales Pesados en el Agua potable
causas metales pesados en el agua

¿Sabes que son los metales pesados en el agua? En este artículo vamos a resolver todas tus dudas sobre la contaminación del agua por estos elementos. Empezando por la definición de “metales pesados”, nombrando algunos de los principales tipos que podemos encontrar en el agua potable y algunos procesos que se siguen para eliminar estos metales del agua.

¿Qué son los metales pesados?

Los metales pesados son elementos químicos con una densidad muy alta y propiedades metálicas. Tienen una alta toxicidad para los seres humanos y pueden producir un gran impacto medioambiental dependiendo de su cantidad. Algunos ejemplos de metales pesados son: el mercurio, plomo, níquel, cobre, etc.

Estos metales pueden encontrarse en todo tipo de aguas. El problema surge cuando se concentra una gran cantidad de ellos y pueden resultar tóxicos para el cuerpo humano. Al ser elementos no metabolizables, el organismo los acumula en órganos como los riñones o el hígado sin llegar a procesarlos. Además, no son nada beneficiosos para la naturaleza y pueden ser muy contaminantes.

Clasificación NOVA

Tipos de metales pesados presentes en el agua

Cobre

El cobre en altas concentraciones puede ser tóxico para el cuerpo humano. Ingerir agua con este metal pesado puede causar vómitos, pérdida de fuerza, diarrea y en el peor de los casos cirrosis en el hígado.

Mercurio

Este es uno de los metales más conocidos debido al riesgo para la salud que puede causar consumir pescado azul. El mercurio se genera de forma natural y los pescados que se encuentran en la cima de la cadena alimentaria acumulan el de los peces pequeños. Los efectos negativos del mercurio afectan directamente a embarazadas y niños, ya que la exposición se produce en el útero.

Plomo

El plomo ha tenido un gran uso en la fabricación de materiales para soldadura y todo tipo de tuberías por ser un material muy blando. Sin embargo, al descubrir que se bioacumulaba en el cuerpo humano se prohibió. Este metal tiene efectos negativos que causan problemas en el sistema nervioso y el cerebro, provocando problemas de fertilidad, incrementando la circulación sanguínea y causando daño en los riñones.

Arsénico

Es la causa más común de intoxicación por metales pesados. Se puede encontrar en suministros de agua en los que se exponen los mariscos, el bacalao, el eglefino y muchos otros alimentos que proceden del mar.

Cadmio

Aunque las regulaciones existentes han disminuido la cantidad de cadmio que llega a las aguas que consumimos, puede seguir apareciendo por causa de las aguas residuales de los hogares e industrias. El cadmio se considera un cancerígeno que perjudica el sistema de filtración y ataca directamente a los riñones.

Clasificación NOVA

¿Cómo llegan los metales pesados al agua?

Por norma general, los metales pesados se concentran en el agua por causa de una contaminación puntual originada por una industria o por las minas. Los mismos humanos suelen ser la principal causa de contaminación de las aguas por muchos factores: plaguicidas en zonas agrícolas, aguas residuales, cañerías antiguas, etc.

Por otro lado, estos metales también pueden llegar al agua de forma natural. Por ejemplo, en arroyos con piedras que contienen estos minerales, el agua puede ir desgastando y llevando los metales subiendo su concentración hasta el punto en que sea un problema serio para su consumo y la misma naturaleza.

¿Cómo evitar la presencia de metales pesados en el agua?

Hay que remarcar que la presencia de estos metales no es nada habitual y en el caso de que aparezcan, suelen ser pequeñas trazas que están por debajo del límite legal estipulado.

Siempre se usan captaciones de agua que cumplen con el límite establecido en la legislación. Sin embargo, pueden darse algunos casos en los que la presencia de metales pesados es muy elevada y se usa un tratamiento secundario para eliminar este metal. En el caso de las trazas que se encuentran flotando en el agua, se puede realizar una filtración para eliminarlas. Si las trazas son muy pequeñas, el primer paso consiste en usar agentes coagulantes para crear un coágulo lo suficientemente grande como para que se pueda filtrar.

¿Te gusta nuestro contenido?

Síguenos en nuestras redes sociales

Categorías

Formulario de contacto

¿Necesitas ayuda?