BLOG

Plan de control de temperaturas en hostelería y restauración

Garantizar la seguridad del agua y los alimentos es algo necesario en toda empresa alimentaria. Disponer de un plan de control de temperaturas ayudará a mantener un ambiente higiénico y que cumpla con las necesidades de cada producto para garantizar su seguridad. Además, forma parte de uno de los prerrequisitos del APPCC y se adapta a las actividades de cada empresa alimentaria. A continuación te explicamos todo lo que debes saber sobre el plan de control de temperaturas en los negocios de restauración.

¿Qué es el plan de control de temperaturas en los Prerrequisitos APPCC?

Un plan de control de temperatura tiene como objetivo documentar las medidas implementadas para evitar que las temperaturas de almacenamiento de los alimentos supongan un riesgo para la alimentación (en este caso, un riesgo microbiano). Entre estas medidas, se debe registrar la temperatura mínima y óptima de almacenamiento para cada alimento o preparación de alimentos y para los equipos de refrigeración, congelación o mantenimiento y describir su sistema de medición. Algunos de los conceptos claves para controlar las temperaturas son:

  • Identificar el equipo que requiere un control de temperatura.
  • Especificar la temperatura óptima y el rango de tolerancia para cada dispositivo.
  • Describir el equipo de medición disponible.
  • Describir la actividad de comprobar la temperatura.

¿Qué equipos requieren un control de la temperatura?

Dependiendo del tipo de establecimiento de comida, se pueden necesitar unos equipos u otros. Por ejemplo, los restaurantes a menudo tienen refrigeradores, congeladores y vitrinas, mientras que las plantas de procesamiento pueden necesitar cámaras frigoríficas o camiones congeladores. Algunos de los equipos más comunes son:

  • Equipos como el refrigerador y el congelador.
  • Equipos de mantenimiento térmico: muebles de bar, expositores de buffet…
  • Equipos de desinfección por tratamiento.
  • Sitios o espacios con condiciones térmicas especiales: lugares donde se procesan alimentos de forma industrial, salas de despiece, etc.
  • Camiones frigoríficos o de mantenimiento térmico: furgonetas frigoríficas, camiones cisterna de leche, etc.
Cultura de seguridad alimentaria

Tener el control con una sonda de temperatura y Total Food Control

Evitar que la cadena de frío se rompa y asegurarse de que los alimentos se mantienen dentro del rango de temperatura adecuado es fundamental. Romper la cadena de frío en cualquier etapa de la producción puede generar problemas de salud para quienes consumen los alimentos.

Las sondas de temperatura para frigorífico son perfectas para controlar la temperatura de los alimentos en tiempo real. Además, en Proacciona disponemos de unos sensores de temperatura que pueden enlazarse a Total Food Control para enviar notificaciones en caso de que haya un cambio brusco de temperatura en el dispositivo. También generan un histórico de temperaturas con datos que pueden consultarse a tiempo real desde cualquier dispositivo.

Elaborar de un plan de control de temperaturas

Como explicamos al principio, el plan de control de temperatura, es flexible para adaptarse a cada empresa de alimentos y debe ser elaborado por una consultoría en seguridad alimentaria después de una revisión inicial del evento. En Proacciona, disponemos de un equipo de expertos con más de 15 años de experiencia en el sector. Nuestro método se basa en una implantación personalizada y flexible, que te permitirá sacar el máximo rendimiento al plan APPCC y ahorrar costes y tiempo. Si quieres más información, rellena el formulario de contacto y te responderemos lo más pronto posible.

¿Te gusta nuestro contenido?

Síguenos en nuestras redes sociales

Categorías

Formulario de contacto

¿Necesitas ayuda?