BLOG

Tecnologías para alargar la vida útil de los alimentos

Extender la vida útil de los alimentos es una necesidad que se encuentra muy presente en la actualidad. Poder conservar los alimentos de forma correcta y evitar que se deterioren, nos ayuda a disminuir el desperdicio alimentario y garantizar la seguridad alimentaria.

La tecnología avanza a pasos agigantados y nos permite realizar ciertas técnicas y procesos para alargar la vida útil de los alimentos. En este artículo os explicamos cuáles son algunas de las tecnologías más usadas actualmente para conservar y envasar alimentos.

¿Qué es la vida útil de los alimentos?

En resumen, la vida útil de un alimento es el período de tiempo que transcurre entre la producción o envasado del alimento y el momento en que el alimento pierde sus cualidades fisicoquímicas y organolépticas.

En el caso de las frutas y verduras, durarán más tiempo en el estante, dependiendo de qué tan maduras estén cuando se recolectan. Muchas frutas se cosechan antes de que estén maduras y se maduran artificialmente para garantizar que lleguen intactas al supermercado.

Tecnologías de conservación de alimentos

Los microorganismos, especialmente las bacterias, son la principal causa del deterioro de los alimentos. Para conservar los alimentos, existe una premisa básica y general: “eliminar las bacterias que estropean los alimentos” o “cuidar que no se multipliquen o se multipliquen lentamente”. A continuación, os explicamos las técnicas de conservación de alimentos más utilizadas:

Deshidratación

En este caso, el envase no aumenta la carga microbiana en el alimento y no se contamina con bacterias patógenas.

Congelación

En general, intenta detener el crecimiento de bacterias, pero no destruirlas. En este caso, el empaque evita una mayor contaminación del producto con bacterias de fuentes externas.

Refrigeración

Intenta retardar el crecimiento de microorganismos. La función principal es garantizar que no se vuelva a contaminar con bacterias patógenas o bacterias que causen deterioro.

Esterilización

Su objetivo es matar todos los microbios y todas sus formas de vida para que obtengamos alimentos libres de bacterias patógenas y dañinas.

Pasterización

Está diseñado para matar todas las bacterias que podrían ser un peligro para la salud, pero no garantiza la eliminación de otras bacterias que podrían estropear los alimentos.

Cultura de seguridad alimentaria

Tecnologías de envasado para alargar la vida útil de los alimentos

Estas tecnologías se basan en los llamados envases activos. Su aparición en los últimos años ha ido en paralelo a las tendencias de consumo de alimentos frescos y menos procesados, que a su vez son perecederos. Estos son los dos mecanismos de acción en los que están basadas las tecnologías en envases activos:

  • La tecnología de absorción de sustancias o gases no deseados, es decir, la tecnología de promover el crecimiento de microorganismos o reacciones químicas. Por ejemplo, recipientes que absorben oxígeno, etileno o humedad alrededor de los alimentos.
  • La tecnología de adición de sustancias o gases que dificultan el crecimiento de microorganismos y reacciones químicas en el medio alimentario. Por ejemplo, envases que liberan antioxidantes, dióxido de carbono o sustancias antimicrobianas.

Tecnologías punteras para alargar la vida de los alimentos

Actualmente existen muchos avances tecnológicos que se usan para alargar la vida útil de los alimentos. Aunque no son tan usadas como las que hemos nombrado anteriormente, estas son algunas de las tecnologías más destacadas:

  • Ozonización: Implica exponer los alimentos a una corriente de ozono, ya que el gas reduce el deterioro más común y los microorganismos causantes de enfermedades en los alimentos y los mantiene por más tiempo.
  • Ondas electromagnéticas: La tecnología, denominada CAS (Cell Alive System), congela alimentos combinando ondas electromagnéticas con congelación convencional. Estas ondas crean vibraciones en las moléculas de agua del producto y evitan la formación de cristales de hielo, que son los responsables del deterioro de los productos congelados.
  • Pulsos eléctricos de alto voltaje: El procedimiento consiste en aplicar una corriente eléctrica muy breve al alimento para romper las membranas celulares de los microorganismos presentes en el alimento.
  • Altas presiones hidrostáticas: El tratamiento de alta presión hidrostática consiste en colocar el recipiente en un recipiente de acero aleado y luego bombear agua a la cámara hasta que alcance los 6000 bares. Esta presión inactiva la flora del producto y elimina los microorganismos presentes en el mismo.
  • Nanopartículas antimicrobianas: Otro enfoque que se está desarrollando para prolongar la vida útil de los alimentos es la introducción de nanopartículas antimicrobianas y antioxidantes en los envases de alimentos. De esta manera, la comida se mantiene fresca por más tiempo.

Consultoría en seguridad alimentaria de Barcelona

En Proacciona somos expertos en seguridad alimentaria, y llevamos más de 15 años ayudando a empresas del sector de los envases a certificarse en BRC Packaging, una norma de alto nivel reconocida internacionalmente que te servirá como guía para producir envases y materiales de envasado seguros, y mejorar continuamente la calidad de tus productos. Si necesitas más información o asesoramiento para garantizar la seguridad alimentaria, no dudes en rellenar el formulario de contacto para que te respondamos lo más rápido posible.

¿Te gusta nuestro contenido?

Síguenos en nuestras redes sociales

Categorías

Formulario de contacto

¿Necesitas ayuda?