Seguridad alimentaria

Materiales en contacto con alimentos

¿Te gusta nuestro contenido?
Síguenos en nuestras redes sociales

Los materiales en contacto con alimentos (MCA) son todos aquellos objetos y materiales que tienen o pueden tener un contacto directo con un alimento durante los procesos de producción, procesamiento, almacenamiento, preparación y servicioEntre ellos se encuentran: recipientes destinados al transporte de alimentos, maquinaria utilizada en su procesamiento, materiales de envasado, utensilios de cocina, vajillas, etc. Con el objetivo de garantizar la seguridad de los MCA, y de cara a facilitar la libre circulación de mercancías en la Unión Europea, existen una serie de controles y requisitos legales.

Regulación de los materiales en contacto con alimentos

La necesidad de regulación de los materiales en contacto con alimentos responde a la implicación de estos en la salud pública. Del envase o elemento pueden desprenderse partículas que son absorbidas por la matriz del alimento e, ingeridas por el consumidor, pueden tener un efecto tóxico o nocivo para su salud. Por ello, la Unión Europea desplegó una serie de normativas destinadas a controlar y regular envases y otros elementos. Fue en 2004 cuando se publicó el primer Reglamento 1935/2004 sobre estos productos. Así mismo, se hizo patente la necesidad de una nueva normativa que si situase en paralelo con los avances científicos en el campo de envases y materiales: los materiales y objetos activos e inteligentes.

Los objetos y materiales activos, a diferencia de los otros elementos del envasado, están diseñados para una interacción positiva entre ellos y el alimento. Estos elementos liberan y/o absorben sustancias del alimento o su entorno aportando un claro beneficio como, por ejemplo, la retención de humedad. Los objetos y materiales inteligentes, por otro lado, están destinados a dar información sobre el alimento, como por ejemplo la rotura o el mantenimiento de la cadena del frío. Tanto activos como inteligentes, estos objetos y materiales no deben afectar negativamente al alimento con la liberación o captación de sustancias. 

A grandes trazos, esta normativa se enfocó a la seguridad alimentaria, estableciendo una lista de familias de materiales aceptados para materiales en contacto con alimentos, y posibles medidas futuras para su control. De igual manera, se establecieron requerimientos de trazabilidad, estrechamente ligados a la seguridad del producto. Todo elemento destinado a entrar en contacto con alimentos debe ser trazable, es decir, debe contener la información que permita el seguimiento del producto a lo largo de la cadena de producción. 

Plásticos

Debido al grado de interacción entre los materiales plásticos y el entorno, mucho mayor que en otros materiales, la Comunidad Europea creó en 2011 una estricta ley de regulación de estos. Esta ley, a diferencia de la anterior, sí recoge límites específicos para la migración de elementos al alimento: un máximo de 60mg/kg. Esto hizo patente la necesidad de los llamados análisis de migración, analíticas en las que se miden los niveles de migración del producto.

En 2016 se añadió a esta regulación, el control de las condiciones de ensayos, los simulantes y otros parámetros. Los simulantes son compuestos que permiten imitar las condiciones de diferentes alimentos (ambientes ácidos, ambientes grasos, etc.) y así obtener unos datos extrapolables a la naturaleza de las diferentes familias de productos. La normativa estableció, además, que no únicamente debían usarse los simulantes para el material en contacto con el alimento, sino que las condiciones del tratamiento del envase durante el almacenamiento y procesado del producto alimenticio, también debían tenerse en cuenta. La responsabilidad de estas analíticas no está implícita en la legislación, por lo que es común la discusión sobre quién debe asumir el coste de analíticas específicas de migración para las condiciones del alimento, si el fabricante de los materiales en contacto con alimentos o bien el productor del alimento.

Paralelamente, podemos encontrar el Reglamento 282/2008 que regula de manera específica la realización de operaciones de reciclaje para fabricar plástico para contacto alimentario.

Retos de futuro

Los grandes avances en ingeniería de materiales han permitido el desarrollo de envases y materiales perfectamente seguros para el contacto alimentario, desde capas protectoras situadas entre el envase y el alimento para prevenir migraciones, a desarrollar materiales con poca capacidad de interacción. Las alertas relacionadas con envases y materiales de envasado son bajas, lo que muestra, en parte, el gran control sobre estos elementos. Sin embargo, los retos de futuro se sitúan en, no solo en regular de forma más específica los materiales, sino en incluir otros elementos como las tintas o los adhesivos. La dificultad y complejidad de la medida y análisis de estas sustancias son, en parte, la causa de que aún no hayan sido reguladas. 

En Proaccionaconsultoría en seguridad alimentaria de Barcelona, llevamos más de 15 años asesorando a empresas del sector de la alimentación. Ofrecemos un amplio abanico de servicios en los ámbitos de la seguridad alimentaria: implantación y seguimiento del plan APPCC, certificación IFS (IFS Food y IFS Logistics), certificaciones BRC (BRC Food y BRC Packaging) y FSSC 22000. Estamos totalmente comprometidos con la calidad e inocuidad alimentaria y planteamos soluciones para las pymes que se basan en visitas periódicas a las instalaciones de la empresa, así como seguimiento en línea y apoyo en el día a día. Nos caracterizamos por ofrecer un asesoramiento continuo y de calidad, poniéndonos en la piel del fabricante desde el primer momento.

¿Te ayudamos?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible. 

    condiciones legales

    política de privacidad