BLOG

¿Qué son las trazas en alimentos y cómo se detectan?
significado de trazas en alimentos

Si tienes alguna alergia o intolerancia, seguro que te suena la frase “puede contener trazas de…”. El hecho de que un alimento lleve o no esta frase puede suponer un cambio significativo entre comprarlo o no. Aunque solo se aplica a una serie de sustancias que pueden causar alergias, ¿sabes qué son las trazas en los alimentos?

Las trazas no forman parte del listado de ingredientes de un producto, pero hay que tenerlas en cuenta para evitar reacciones alérgicas. Nosotros te explicamos porqué es posible encontrar algunas trazas de sustancias en alimentos que no deberían tener nada que ver y cómo puedes detectarlas.

¿Qué son las Trazas en Alimentos?

Las trazas son partículas muy pequeñas de un alérgeno que se pueden encontrar accidentalmente en algunos alimentos. Esto ocurre cuando existe la posibilidad de que se produzca contaminación cruzada durante la fabricación. Las trazas no se consideran ingredientes ya que no se usan de forma directa y aunque se indiquen con la frase “contiene trazas o puede contener trazas de…” no significa que estén presentes en el alimento.

La causa más común y conocida por la que pueda haber presencia de alérgenos es a través del contacto cruzado durante el proceso de fabricación de cualquier producto o sus componentes (incluidas las materias primas agrícolas). Sin embargo, las condiciones que pueden llevar a la presencia de alérgenos dañinos recorren toda la cadena de suministro.

Clasificación NOVA

¿Qué significa «puede contener trazas de…»?

Como hemos dicho anteriormente, las trazas no son consideradas un ingrediente. Su presencia debe ser indicada en el etiquetado porque aunque sea una cantidad diminuta, puede suponer un riesgo para la salud de personas con alergias o intolerancias.

Estas trazas pueden encontrarse presentes en fábricas que producen diferentes alimentos. Por ejemplo, en una fábrica donde se produzcan frutos secos junto a productos lácteos, puede ser que se produzca contaminación cruzada y que partículas de los frutos secos acaben llegando al lácteo. Es decir, cuando en la etiqueta aparece la frase “puede contener trazas de…” significa que en un mismo recinto se producen varios productos alimenticios y, por prevención, hay que asumir que una traza puede llegar a cualquier parte.

¿Cómo detectar las Trazas en Alimentos?

Existen varios métodos que analizan la presencia de alérgenos y otras sustancias que al incluirlas en el etiquetado pueden ayudar a ofrecer una buena imagen al consumidor. Además, usar sistemas de autocontrol y análisis periódicos garantizará que se hace todo lo necesario para minimizar o eliminar un riesgo. También se debe llevar un control del etiquetado con pruebas rutinarias. A continuación te explicamos los dos métodos más usados para la detección de las trazas en alimentos:

Método PCR

Este método consiste en “fotocopiar” segmentos de ADN muy pequeños durante millones de veces para identificar especies. Por lo tanto, puede usarse para detectar los alérgenos identificando la proteína alergénica que generan. Este proceso no sirve para detectar el gluten, ya que no es una proteína.

Método ELISA

Se basa en la detección de anticuerpos y consiste en hacer una reacción inmunológica entre el antígeno y un anticuerpo específico. Al hacer este análisis se produce un color que dependiendo de su intensidad indica la cantidad de compuesto detectado. Se hace específicamente para cada alérgeno y permite procesar lotes muy grandes de forma sencilla y económica.

 

Clasificación NOVA

Trazas en alimentos que deben constar en las etiquetas

Existe el Reglamento 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor que obliga a las marcas y fabricantes a especificar la composición de sus productos. Por lo tanto, existen varios alérgenos recogidos por la legislación que deben constar en el etiquetado. El hecho de no mostrarlos, podría suponer un peligro para la salud de una persona con intolerancia o alergia. Aquí te hemos preparado una lista con los 14 alérgenos que deben mostrarse en el etiquetado como posibles trazas:

  1. Pescado y derivados
  2. Crustáceos y derivados
  3. Moluscos y derivados
  4. Altramuces y derivados
  5. Leche, lactosa y derivados
  6. Huevos y derivados
  7. Soja y derivados
  8. Cereales que contienen gluten
  9. Frutos de cáscara
  10. Cacahuetes y derivados
  11. Semillas de sésamo y derivados
  12. Apio y derivados
  13. Sulfitos y dióxido de azufre
  14. Mostaza y derivados

En Proacciona, consultoría en seguridad alimentaria en Barcelona, llevamos más de 15 años ayudando a empresas como la tuya a gestionar y declarar los alérgenos que puedan contener sus productos. Ofrecemos un amplio abanico de servicios, desde cursos de formación online  acreditados, hasta implantación del plan APPCC y certificaciones internacionales de alto nivel como IFS y BRC, que acreditarán tu compromiso en materia de  seguridad alimentaria. Estamos al lado de las empresas en todo momento, para asesorarlas en aspectos legales y normativos, proponer mejoras y cambios, actualizar documentos, y resolver problemas prácticos o no conformidades derivadas de actas oficiales. Rellena el formulario que encontrarás a continuación y nos pondremos en contacto contigo.

¿Te gusta nuestro contenido?

Síguenos en nuestras redes sociales

Categorías

Formulario de contacto