Las mermas conforman el 22% del desperdicio alimentario de la industria alimentaria española. Su control supone una reducción de costes para la empresa.